Saltar al contenido

7 secretos de las relaciones que duran toda la vida

febrero 28, 2021

Hacer que una relación dure para siempre no es fácil, pero con la estrategia correcta, se puede lograr. En este artículo encontrarás 7 claves para hacer durar tu relación.

Vive un amor que dura toda la vida es el sueño de mucha gente, pero pocos lo realizan. A nivel mundial, casi la mitad de todos los matrimonios terminan en divorcio. Con tantas relaciones fallidas, es natural intentar descubrir qué hay detrás de las parejas que han estado juntas durante años y se entienden perfectamente.

La verdad es que no existe una fórmula mágica que pueda garantizar el amor eterno. Sin embargo, lo que diferencia a estas uniones duraderas de las más fugaces es que las primeras están realmente apegadas a la relación. Están trabajando en ello y haciendo un esfuerzo constante para asegurarse de que todo funcione bien. Para estas personas, la relación sigue siendo una prioridad y logran equilibrar la convivencia con otros ámbitos de la vida.

El matrimonio puede ser la experiencia más satisfactoria de nuestra vida, pero también puede ser la menos placentera. Hemos elevado nuestras expectativas para una relación de pareja y podemos lograr una gran calidad en el vínculo, pero requiere un esfuerzo enorme. Eli Finkel, escritor.

7 claves para hacer que una relación dure toda la vida

Según los expertos, construir una relación a largo plazo requiere dedicación, paciencia, creatividad y respeto. Es un trabajo difícil en el que todos deben hacer constantemente su parte. Pero, ¿cuáles son las claves para crear un vínculo romántico fuerte que pueda durar a largo plazo? Presentamos los principales a continuación.

1. Actuar en equipo

Las parejas más felices saben cómo mantener individualidad, pero siempre trabajan en equipo. Los dos saben que juntos son más fuertes y aprovechan las fortalezas del otro para lograr los objetivos que tienen en común. En este tipo de relación no hay ego, no hay discusiones y cuando hablan de logros lo hacen en plural, usando «nosotros» en lugar de «yo».

2. Valorar los puntos positivos de cada persona

Todos tenemos nuestros puntos débiles. No existe una persona perfecta o una relación perfecta. Sin embargo, incluso en tiempos difíciles, debemos mirar más allá. Necesitamos reconocer las buenas cualidades de los demás y dejar de ser tan críticos. Es importante tener siempre presente lo que te hizo elegir estar con esta persona y concentrarte en lo que es bueno.

3. No discutas por tonterías

Discutir sobre pequeños problemas solo desgasta la relación y puede crear una distancia emocional irreversible entre la pareja. Es probable que surjan diferencias de opinión, pero cuando se habla de todo, a menudo no se concentra en lo que realmente importa. ¿Estás seguro de que quieres empezar una pelea por la taza del inodoro? ¿O prefiere reservar su energía para discusiones que realmente tienen sentido (finanzas, niños, futuro profesional, etc.)?

4. Ponte en el lugar del otro

Cuando tenemos un problema con nuestra pareja, solemos centrar nuestra atención en nuestro propio ombligo y mirar a la otra parte. En tiempos difíciles, es fundamental tenerempatía e intenta ponerte en el lugar del otro. Significa escuchar con atención e interés, sin interrumpirlo, sin intentar convencerlo de que tenemos razón. Vivir en pareja significa que cederás muchas veces.

5. No pases por alto los detalles

Con el tiempo, muchas parejas tienen la falsa percepción de que ya no necesitan sorprenderse y conquistarse. Dejan de cuidar los detalles y ya no pasan tiempo de calidad juntos. Causa aburrimiento, desánimo y enfría la relación. No esperes a una fecha especial para quedar guapa, hacer algo divertido o agradecer a tu pareja sus cualidades. Ser cariñoso, cuidarse e interesarse el uno por el otro debe ser parte del día a día de toda pareja.

6. Genere confianza

los la confianza es la base del amor y una relación duradera. Ser honestos, saber comunicarse y respetar los espacios de los demás son ingredientes fundamentales para desarrollar la confianza. Entonces, en una relación de confianza, las conversaciones son francas porque no hay miedo a compartir deseos, ideas y sentimientos. Escuchar es activo y puede ser genuino porque la otra persona te acepta por lo que eres. Las demostraciones de afecto y consideración son constantes.

7. No descuides la autoestima

No podemos amarnos si no nos amamos antes. Si no te amas a ti mismo, nadie lo hará. Una persona que tiene buena autoestima sabe cómo estar en una relación, pero no descuida sus propios intereses y sueños. Se da cuenta de que su felicidad no debe depender de nadie. Entonces no necesita poner una expectativa muy alta en la pareja porque sabe que está con el otro por elección y no para llenar sus vacíos.