Saltar al contenido

¿Cómo calmar una neurosis?

septiembre 15, 2021

La neurosis es un trastorno mental complejo que puede ser difícil de calmar.

La neurosis es una enfermedad compleja, resultado de un conflicto entre el ello y el yo. Cuando nuestros deseos o impulsos están en conflicto con el mundo exterior, se crea una neurosis que altera la vida diaria de la persona.

La neurosis es un trastorno psicológico que no se debe a una disfunción del sistema nervioso. Aparece cuando los impulsos no han podido llegar al consciente, pudiendo tener diferentes formas:

  • Ansiedad
  • Obsesiones
  • Fobias …

La neurosis puede surgir de un trauma experimentado en la infancia o la adolescencia. A diferencia de la psicosis, la persona es consciente de su condición, del impacto en su vida privada o profesional y quiere que las cosas cambien.

Neurosis fóbica

El individuo que padece una neurosis fóbica comprende que su fobia es irracional, incluso absurda, pero no puede remediarla con la simple voluntad. Establece técnicas de evitación para no enfrentarse al estímulo o al objeto del miedo.

La fobia es en realidad más profunda que un simple miedo: es una represión real de una ansiedad, que se concreta en la forma de un objeto o incluso de un animal. Es una especie de escape, una salida que evita que la ansiedad real se libere. En otras palabras, una ansiedad específica se manifestará en forma de fobia: un niño que tiene miedo a la oscuridad podría tener miedo de ser separado de sus padres.

Para calmar la neurosis fóbica, es recomendable llamar a un profesional competente en las siguientes áreas:

  • Psicoterapia, psicoanálisis, posiblemente con seguimiento grupal
  • Terapia de conducta cognitiva.

Neurosis ansiosa

La ansiedad puede volverse patológica cuando se siente en cualquier momento de la vida, cuando complica la existencia e induce problemas en la persona: trastornos del sueño, ataques de ansiedad, trastornos depresivos … La ansiedad también suele ser un componente pleno de la neurosis.

Es posible tratarlo combinando medicación (ansiolíticos) y seguimiento psicoterapéutico o psicológico. La lucha contra la ansiedad a diario también puede implicar ejercicios de relajación: respiración, yoga, tai chi, meditación de atención plena, etc.

Neurosis obsesiva

Este tipo de neurosis tiene su origen en conflictos inconscientes que luego aparecerán bajo una manifestación física. Cuando la ansiedad es demasiado grande, los gestos o ataques de pánico permiten al paciente defenderse, aunque esto parezca paradójico.

Aquí nuevamente, se recomienda al paciente que se someta a psicoanálisis o psicoterapia, posiblemente combinados con medicamentos si es necesario, en particular antidepresivos. Las sesiones de relajación también estarán especialmente indicadas.

Neurosis asténica

Esta neurosis es muy particular y resulta en un constante cansancio del paciente, que muchas veces entra en un círculo vicioso: cansado y con la sensación de estar enfermo, abandona sus actividades, lo que lo cansa aún más.

A diferencia de otras neurosis, esta puede tener una fuente biológica: trastorno digestivo, cardiovascular o infeccioso. Por tanto, el tratamiento debe adaptarse a cada paciente e implicará un seguimiento médico y psicológico.

shutterstock-599864105.jpg

Neurosis hipocondriaca

La persona tiene constantemente la sensación de que tiene una enfermedad grave, o incluso que está al borde de la muerte. Las consultas del médico la calman por un tiempo, luego la atención cambia a otro pequeño desastre orgánico que hace que la máquina vuelva a correr.

La curación de la neurosis hipocondríaca requiere primero el reconocimiento por parte del paciente de su trastorno, luego el seguimiento por parte de un psicólogo especializado que pueda ayudarlo a reconocer el conflicto en el origen de la neurosis.

Si padece una neurosis, no dude en ponerse en contacto con los profesionales presentes en el sitio.