Saltar al contenido

¿Cómo ser positivo y escapar de las energías negativas?

febrero 24, 2021

Las energías negativas nos contaminan a diario e impiden que nos desarrollemos como nos gustaría. Aquí están las claves para superarlos.

Estamos rodeados de situaciones negativas, que bombean energía de nosotros y amenazan nuestro equilibrio interior. Y sin embargo, todos tenemos personas a nuestro alrededor que cruzan los obstáculos de la vida con una sonrisa en el rostro, el optimismo siempre presente, incluso en las situaciones más difíciles. ¿Cómo lo hacen y qué pueden enseñarnos?

Las situaciones negativas nos invaden, bajo los sencillos rasgos de una persona que tiende a quejarse, de otra que solo critica su entorno, de otras que se hacen daño a propósito y también a otros. Y sin embargo, algunos logran mantenerse positivos, con optimismo en bandera, y pasar por estas situaciones sin salir debilitados.

A todos nos afectan las emociones negativas, tienen una fuerte influencia en nuestra vida diaria, en nuestros pensamientos y en las decisiones que tomamos. Pero las personas optimistas saben cómo lidiar con estas emociones negativas, sin dejarse abatir.

Evita a las personas negativas

Es lo primero que hay que hacer para mantener una actitud positiva, y eso es lo que hacen las personas optimistas. Tienen el valor de despedirse de las personas que ponen energías negativas en sus vidas. Es un coraje que no todos tenemos, porque las personas que nos lastiman a menudo son muy queridas y muy queridas.

Aquí no se trata necesariamente de cortar por completo los lazos con estas personas, sino de tomar cierta distancia, de rechazar su negatividad. Se necesita mucho coraje, es cierto, pero se adquiere un poder inmenso: el de poder ver a estas personas cuando se quiere, estando preparado de antemano. Tener el control nos da poder sobre lo que nos dicen.

Crea tu felicidad interior

Las personas positivas saben cómo crear su felicidad interior y no solo adjuntarla a un contexto externo. Algunos buscan la felicidad a través de situaciones externas (como una comida con amigos, un paseo …), pero en cuanto termina ese momento, la felicidad se acaba, provocando una caída repentina de la moral. Buscar la felicidad fuera de uno mismo es arriesgado, ya que aumenta los sentimientos de inseguridad y puede crear adicciones.

Crear tu felicidad interior significa tomar conciencia de ti mismo para aprender a extraer fuentes de energía positiva de tu propio ser. La serenidad, la paz interior le permitirá alejarse de los estímulos negativos.

Cree en ti mismo

Este es uno de los secretos de las personas positivas: creen en sí mismas. En contacto con los demás, todos tenemos cargas pesadas que llevar: estas vibraciones negativas que nos envían los que no creen en nosotros, que nos critican, nos limitan, se quejan o que nunca tendrán un pensamiento positivo hacia nosotros. .

Somos los únicos actores de nuestro éxito, es gracias a nuestra fe en nosotros mismos que seremos capaces de seguir adelante, y pasar por las situaciones negativas en las que nadie cree en nosotros. No necesitas que otros crean en ti, necesitas creer en ti mismo primero.

No esperes que otros nos digan que sí

No podemos depender todo el tiempo de los demás y esperar que validen nuestras decisiones, nuestro comportamiento, que nos digan qué hacer. Cuando dependemos de los demás, somos más frágiles y tenemos un mayor riesgo de ser manipulados. Sobre todo porque si empezamos a pedir constantemente la aprobación de los demás, ya no logramos tomar decisiones por nosotros mismos.

shutterstock-278315645.jpg

Ser positivo significa tomar solo lo que quieres del discurso de otras personas. Elija lo que es útil para usted, lo que le permite prosperar o lo que lo empuja hacia adelante, acepte y agradezca las críticas constructivas pero ignore las críticas innecesarias. Al volverse independiente, se aleja de esta necesidad de tener la aprobación de los demás y ganar fuerza.

Cuidarse

Puede parecer extraño que generar optimismo implique actividad física, ¡y sin embargo! Hacer deporte te permite liberar endorfinas, la hormona del bienestar, pero también aprender a manejar el estrés y la ansiedad, y aumentar el orgullo que puedes tener por ti mismo. Estar en contacto con la naturaleza también te permite tomarte un tiempo para ti mismo, pensar en ti mismo, tomar conciencia de ti mismo. Hacer ejercicio, especialmente al aire libre, te permite descargar todas las energías negativas acumuladas para empezar de cero y recargar pilas.

Haz pasatiempos que disfrutes, llena tu vida de pasión para que puedas volver a encontrar energías positivas, tener almacenadas estas reservas de optimismo te servirá todos los días.

No tengas miedo de perder

El fracaso es parte de nuestra vida. Todos cometemos errores, en un momento u otro. La diferencia entre las personas positivas y negativas es cómo lo afrontan. Las personas positivas aceptan el fracaso, afrontan su error y lo reconocen. Lo más importante es que comprenden las emociones negativas que pueden haber causado este fracaso y saben que nunca volverán a cometer el mismo error.

Cuando comete errores, es importante aprender a asumir la responsabilidad. Nada es más limitante que alguien que finge ser infantil y no reconoce su error. Si escondemos la cara y decimos que un error no es culpa nuestra, no tendremos las claves para superarlo. Aceptar que somos responsables de lo que pasó, aunque no fuera lo que queríamos, nos permite echarnos una mano para seguir adelante.

shutterstock-515204761.jpg

Todo problema tiene una solucion

Ser positivo es saber que «incluso en los momentos más oscuros puedes tener esperanza. Solo tienes que acordarte de encender la luz». Para las personas positivas, una situación problemática u obstáculo siempre tiene una solución, aunque solo sea porque no puede durar para siempre. Estas personas están dispuestas a tomar el toro por los cuernos para encontrar una solución a una situación complicada, para superar un escollo.

Cuando nos enfrentamos a un obstáculo, debemos aprender a considerar todas las soluciones posibles, y no tener miedo de tomar una decisión. Aunque fracasemos, al menos tendremos la satisfacción de haber intentado superar este obstáculo. Y eso nos hará querer empezar una y otra vez, porque habremos entendido que tenemos el poder, que somos actores en nuestra vida.