Saltar al contenido

Criminólogo, una profesión en alza

marzo 13, 2021

El criminólogo es un experto que analiza los orígenes y procesos de las faltas, delitos y delincuencia así como sus mecanismos de prevención.

Hablamos mucho de ellos en televisión tras los recientes atentados en España, pero ¿quiénes son? El criminólogo es un experto que analiza los orígenes y procesos de las faltas, delitos y delincuencia, así como los mecanismos de prevención.

Las habilidades del criminólogo.

Para ejercer como criminólogo, un curso universitario es fundamental. El criminólogo debe dominar varias disciplinas en los sectores social y legal en particular. De hecho, este experto necesariamente tiene conocimientos de psicología, derecho y sociología. Además de estas especialidades, los criminólogos saben cómo resolver conflictos y razonar estratégicamente.

El criminólogo estudia el fenómeno delictivo y puede proporcionar un análisis psicosocial de un acusado ante los tribunales basándose en las ciencias humanas.

El marco profesional

Las preguntas típicas que puede hacer un criminólogo son: ¿Por qué un individuo o un grupo de personas se involucra en un comportamiento delictivo? ¿Cómo curarlo?

Tenga cuidado de no confundir a un criminólogo y un abogado penalista. En efecto, el criminólogo se centra en la persona, el delincuente mismo, mientras que el abogado penalista por su parte estudiará las pistas y rastros que dejan los delincuentes a través de los canales científicos.

La profesión de este último está más enfocada a la observación física de delitos y delitos. El criminólogo interviene entre otras cosas en el campo de la toxicología, por ejemplo.

Se requiere que este experto trabaje en colaboración con muchos oficios como:

  • casas de justicia;
  • la gendarmería, policía, para todo lo relacionado con el ámbito judicial;
  • psiquiatras;
  • hospitales en el campo médico, etc.

En criminología también existen diferentes especialidades como la criminología clínica, victimología, etc. en general, cualquier disciplina que establezca un vínculo entre el agresor y la víctima.