Saltar al contenido

¿Cuáles son nuestras reacciones a la infidelidad?

marzo 7, 2021

Ante la infidelidad, ¿reaccionamos todos de la misma manera? ¿Existe una forma mejor y adecuada de responder?

¿Sabías que en el 41% de los matrimonios, uno o ambos cónyuges confesaron infidelidad, ya sea física o emocional? ¿Y que el 31% de los matrimonios continuó después de que la pareja se enteró de la infidelidad del otro? Lo que plantea una pregunta: ¿reaccionamos todos igual ante la infidelidad?

La infidelidad es un tema que nos puede afectar a todos, directa o indirectamente, en un momento u otro de nuestra vida. Si reaccionamos con tanta fuerza es porque la infidelidad tiene un impacto violento en nosotros.

¿Cuál es el impacto de la infidelidad?

Muy a menudo es por casualidad que nos damos cuenta de la infidelidad del otro. Un mensaje en el teléfono de su pareja, un correo electrónico, una foto o una pista inequívoca indica que su amor ha sido infiel. ¿Cómo reaccionas ante la infidelidad?

Si hay algo que está muy claro es que el sufrimiento que uno siente ante la infidelidad del otro tiene todo que ver con una herida narcisista y se traduce en una disminución de la confianza en uno mismo. No solo sentimos rabia, tristeza, dolor, sino también un sentimiento de traición, un deseo de venganza. Además, existe el riesgo de hundirnos en la depresión, de ahí que sea importante buscar apoyo.

Los psicólogos explican que el ser humano, para aceptar mejor las pruebas de la vida, trata de comprenderlo todo. Busca explicaciones que puedan decirle por qué sucedió:

  • Aburrimiento en la pareja
  • Necesidad de seducción
  • Problemas de comunicación
  • Sexualidad insatisfactoria
  • Un encuentro casual
  • Un aspecto de la personalidad de la pareja que no conocíamos
  • Falta de atención, falta de tiempo juntos …

.

Pero, ¿cómo deberíamos reaccionar? ¿Existe una buena forma de reaccionar que haga que este acto sea menos doloroso?

¿Cómo reacciona la mayoría de la gente?

Parece obvio que todos reaccionamos de manera diferente al descubrir la infidelidad de los demás. Depende de nuestra historia personal, nuestra relación, nuestro carácter, nuestra cultura … Sin embargo, según un estudio noruego, los hombres y mujeres en parejas heterosexuales tienen reacciones muy fuertes a la infidelidad: mientras que los hombres se vuelven extremadamente celosos cuando la infidelidad es de índole física. (sexual), las mujeres son más celosas cuando su pareja tiene antecedentes emocionales. Para las mujeres, formar un vínculo emocional fuera de una relación es peor que una aventura de una noche o una historia corta.

Parece que las razones de esta diferencia provienen de los problemas de los niños. De hecho, los hombres estarían intrínsecamente temerosos de que un niño que no fuera suyo fuera el resultado de una infidelidad femenina. Por el contrario, las mujeres ven la infidelidad emocional como algo peor porque dependen de los recursos que un hombre puede ofrecer para criar a un hijo. Estas dos razones no tienen nada que ver con los estereotipos de género, sino que provienen de patrones evolutivos: siempre, esto es lo que los seres humanos tienden a sentir en caso de infidelidad.

Sin embargo, estos no son solo restos de nuestro pasado prehistórico, y la forma en que las personas reaccionan al engaño depende de varios factores:

  • Valores religiosos o culturales, años de convivencia
  • El tipo de infidelidad: ocasional o prolongada
  • Las circunstancias: viaje de negocios, fiesta de copas o encuentro casual.
  • La culpa de no haber podido darle al otro las ganas de no engañarlo
  • Depende también de cómo nos enteremos del acto: ¿sigue negando nuestra pareja? ¿O lo reconoce y se arrepiente?
  • Nuestra propia personalidad también determinará nuestra reacción.

Estas son las formas más comunes de reaccionar ante la infidelidad.

shutterstock-691506649.jpg

A – Encuentra un culpable

Ésta es una de las reacciones más comunes. En nuestra búsqueda de comprensión, a menudo estamos obsesionados con encontrar un culpable. O centramos todo nuestro desprecio en nuestra pareja, o en la persona a la que le ha sido infiel. Encontrar un culpable ayuda a aliviar la presión, pero tiene que ser algo específico. Después de centrarse en la culpa, hay dos opciones posibles: separación o perdón.

B – Una venganza

Mucha gente busca herir a otro cuando se entera de su infidelidad. Aunque pueden decidir separarse y terminar la relación, o seguir viviendo juntos, algunos buscarán venganza teniendo otra relación y buscando causarle a su pareja el mismo dolor, el mismo sufrimiento.

C – Perdón

Tenemos que ser claros en un punto: perdonar no siempre significa reconciliarse. Podemos continuar la relación, pero perdonar no es olvidar. A veces tienes que reconstruir la relación sobre la base de un resentimiento turbio, lo que nunca es fácil. Pero también sucede que, a pesar de todo, lo logramos. Si se ofrece el perdón porque hay un arrepentimiento real y genuino, se puede aceptar. Pero no será fácil: tienes que aprender a vivir con una lesión.

– Una nueva fase en la relación

Puede que te sorprenda, pero algunas parejas, después de una infidelidad, abren un nuevo capítulo intenso en su relación. A través de la reconciliación surge una fase intensa emocional y sexualmente hablando. Combinan el miedo a perder al ser querido, la culpa del que le ha sido infiel y esas largas conversaciones donde se han aclarado aspectos importantes de la relación. Es sorprendente, pero sucede a menudo.

D – Una separación permanente

A menudo es inevitable y comprensible. La infidelidad es una traición al compromiso con el otro. Es una ofensa a nuestros sentimientos y un ataque a nuestra autoestima y equilibrio personal. No todas las personas pueden ofrecer perdón y no todas las personas merecen perdón. En la mayoría de los casos, la infidelidad conduce a la ruptura de la relación.

shutterstock-725687590.jpg

¿Cuáles son las primeras cosas que debe hacer cuando aprende sobre la infidelidad?

Es normal sentirse completamente perdido, enojado, molesto y triste cuando escucha que su pareja le ha sido infiel. Las primeras cosas que debe hacer son:

  • Hágase la prueba de infecciones de transmisión sexual y no tenga relaciones sexuales sin protección con su pareja hasta que esté seguro de que no ha contraído una infección.
  • Conozca sus derechos legales, incluso si el plan es continuar la relación.
  • No dude en pedir ayuda y apoyo a sus seres queridos o un psicólogo. Si desea continuar la relación o tener una explicación, hacer terapia con la pareja puede ser una buena solución.
  • Confíe en sus instintos y observaciones: si no se siente seguro con su pareja, crea en sus instintos y no crea que las cosas saldrán por sí solas.
  • Date tiempo para recuperarte antes de lanzarte a decisiones apresuradas y perturbadoras (mudarse, pedir el divorcio, marcharte con los hijos …).
  • No hagas amenazas que no se puedan cumplir: si le dices a tu pareja que te irás si vuelve a empezar, hazlo para no restar credibilidad.
  • No juegues al avestruz y no te sientas culpable por las acciones cometidas por el compañero.

¿Existe una solución mejor que las demás?

Evidentemente, ninguna solución es mejor o peor. Depende de cada pareja, de cada historia. La mejor solución, por así decirlo, es la que nos traerá equilibrio espiritual y tranquilidad. Las heridas de la infidelidad no se olvidan con el tiempo y son muy difíciles de curar. Podemos intentar reconciliarnos, pero es cierto que el miedo siempre estará presente. Por supuesto, el perdón tiene una virtud terapéutica, pero no es una solución para todos, y en este caso una separación saludable es la mejor solución para una buena recuperación.

Pero si piensas en la traición como un evento único y no crees que volverá a suceder, hazlo. Todos tienen derecho a una segunda oportunidad, pero la otra persona debe trabajar duro y mostrar afecto genuino y arrepentimiento genuino.

Perdone si puede y cree que quiere continuar en la relación. Pero si tu autoestima está fragmentada y tu corazón está demasiado roto para seguir adelante, pon algo de distancia y termina la relación con la persona que te lastimó. Es hora de sanar, de levantarse y de volver a mirar al horizonte con esperanza.