Saltar al contenido

¿Cuándo se consideran los celos una enfermedad?

junio 18, 2021

Todos tenemos miedo de perder el amor de alguien, pero cuando ese miedo es irracional y obsesivo, debemos buscar ayuda para superarlo.

Los celos es un sentimiento que suele surgir cuando nos sentimos amenazados de perder algo o alguien querido. Aunque es más común que intervenga en pareja, puede estar presente en amistades y relaciones familiares. En pequeñas dosis, es un emoción muy natural y no me refiero a enfermedad. Ciertamente, todos hemos pasado o estaremos pasando por una situación que nos provoca celos.

Los celos inofensivos suelen ser fugaces y se basan en hechos reales.. Es un sentimiento que no daña la vida del otro ni de quien lo siente. Algunas personas incluso dicen que este tipo de celos trae bien a la relación, como si se tratara de un condimento sabroso.

Sin embargo, cuando este miedo a la pérdida se convierte en una obsesión y crea una exagerada necesidad de control, se denomina celos patológicos.

Síntomas de celos patológicos.

En las relaciones de pareja, el individuo que sufre de celos patológicos suele sospechar que su pareja le es infiel. Cuando se establecen las dudas, la persona celosa se vuelve posesiva y comienza a mostrar síntomas de la enfermedad. Los principales síntomas son:

  • Agresión y / o ansiedad;
  • Inseguridad;
  • Pensamientos permanentes relacionados con la infidelidad. La persona celosa cree constantemente que está siendo engañada. Si, por ejemplo, un día tu pareja te dice que tienes que estar en la oficina más tarde de lo esperado, entonces se imaginará que esta es una excusa para conocer a tu amante.
  • Muestra desconfianza todo el tiempo.
  • Un sentimiento de posesión hacia el otro.
  • Acusa siempre a la pareja de mirar o prestar atención a los demás.
  • Tomar represalias cuando descubra que el otro quiere mantener su individualidad y que tiene otros intereses además de la relación.
  • Se siente celoso del pasado de su pareja.
  • No tiene dudas sobre la infidelidad de su pareja, incluso si no hay razón para ello.
  • Siempre quiere saber dónde y con quién está su pareja o con quién está hablando. No deja espacio para que la persona mantenga su libertad y autonomía.
  • Trate de aislar al otro de sus amigos y familiares exigiendo atención exclusiva. Tiene un comportamiento destinado a verificar la infidelidad. Mira el teléfono móvil, el correo electrónico, las redes sociales, la billetera y la ropa de la pareja sin consentimiento.
  • Recurre a la agresión verbal e incluso física cuando cree haber encontrado indicios de infidelidad.
  • Para justificar el comportamiento celoso, culpa a la otra persona.

Como ves, estar con alguien que sufre de celos patológicos es muy integral porque no es posible mantener una convivencia sana y equilibrada. La persona no puede racionalizar y ver que es miedo infundado. A menudo, el alto nivel de posesividad termina destruyendo la relación.

El perfil del celoso patológico

Personas que sufren de celos enfermos generalmente son personas con una personalidad débil. En general, tienen baja autoestima, son adictos a las emociones y tienen mucho miedo a la soledad. Además, tienen un complejo de inferioridad, es decir, se comparan constantemente con los demás y creen que se están quedando cortos.

La complejo de inferioridad Por lo general, comienza en la infancia o la adolescencia y, a menudo, por razones mínimas. Por ejemplo, ser más alto o más bajo que otros, ser tímido o poco inteligente. Hay casos en los que el origen es familiar. Si los padres son muy exigentes o presentan muchas quejas, esto puede tener consecuencias psicológicas. Noberto Abdala, psiquiatra.

8 claves para controlar los celos

Según los expertos, determinadas estrategias pueden ayudar a controlar los celos. Entre aquellos :

  • Evite negar el sentimiento y busque excusas que justifiquen el comportamiento celoso;
  • Busque analizar la situación a distancia y pregúntese si los motivos de los celos son realistas o no;
  • Evita distorsionar la realidad y busque evidencia de infidelidad;
  • Concentre su tiempo y energía en los aspectos positivos de la relación y en cómo mejorarla. Deje de compararse con «rivales potenciales».
  • Trabaja tu amor propio. Cuídate, disfruta de actividades divertidas.
  • Fortalece tu vida personal. Puede ayudarlo a comprender que el otro no es suyo y que juntos deben tener sus propias metas y sueños.
  • Evite compartir sus celos con los demás. Esto puede empeorar la situación porque corre el riesgo de recibir comentarios inapropiados.
  • Busque ayuda de un psicólogo si nota que está sufriendo celos patológicos. El profesional le brindará el apoyo que necesita para cambiar su forma de vida.