Saltar al contenido

Del conflicto interno al diálogo interno

abril 13, 2021

Experimentar un conflicto interno puede ser emocionalmente incómodo y abrumador a veces. ¿Cómo aborda el IFS este problema y restablece el movimiento donde hay un bloqueo?

¿Qué es el conflicto interno?

A conflicto es una oposición de sentimientos, opiniones, intereses para un tema determinado. Por tanto, podemos hablar de conflictos internos cuando surgen diferencias en nosotros. Los Ifs (Internal Family Systems) modelan la psique humana con la noción de multiplicidad de personalidad. Así que tiene mucho sentido que dos o más partes de nosotros no estemos de acuerdo sobre un tema. Como el conflicto interpersonal, el conflicto intrapersonal o «conflicto psíquico» se forma de la misma manera: la aparición del desacuerdo. Este desacuerdo adopta muchas formas. Desde la simple diferencia de opiniones sin consecuencias, hasta el conflicto arraigado que puede dejar a la persona incapaz de tomar una decisión, bloquearla en su vida, trayendo consigo su parte de estrés, emociones incómodas o incluso ansiedad, de depresión.

Algunos ejemplos que ilustran el conflicto interno:

  • Querer salir por la noche con amigos y al mismo tiempo disfrutar de la tranquilidad en casa.
  • Estar en medio de un dilema amoroso y no poder elegir entre dos relaciones o una parte quiere permanecer en la relación mientras que otra quiere dejarla.
  • Querer cambiar de trabajo para nutrir una necesidad de satisfacción y al mismo tiempo querer mantener la seguridad financiera de la actividad actual.
  • Tener una parte crítica que evalúe todo lo que hacemos.
  • Perder a un ser querido, tener dificultad en el duelo y al mismo tiempo tener el deseo de recuperar la alegría de vivir.

¿Podemos prevenir el conflicto para que nunca suceda?

Cualquier interacción, convivencia entre personas puede crear diferencias de opinión, desacuerdos, contradicciones sobre un tema determinado. La razón es que cada uno de nosotros llevamos una historia marcada por diferentes valores, creencias, opiniones. Por tanto, es ilusorio pensar que el conflicto nunca sucederá en algún momento de nuestra vida.

Si esto es cierto para las relaciones en sociedad, nuestra vida interior no escapa a esta regla de convivencia ya que estamos construidos a partir de múltiples personalidades. Cada parte de nosotros tiene su propia historia, sus propios puntos de vista, creencias, valores, metas, roles y representa nuestro bien.

Si integramos el conflicto como algo natural, constructivo, más que como algo anormal y destructivo, estaremos más inclinados a escuchar, a comprender, a acoger las necesidades, las intenciones, las diferentes estrategias con afán de apaciguamiento.

Manejo de conflictos internos en la terapia IFS

  • El terapeuta ayuda a su cliente a resolver las cosas nombrando las partes que están relacionadas con el problema.
  • La persona escucha los diferentes puntos de vista que se expresan e interactúa con sus partes para aclarar lo que se está diciendo. El terapeuta apoya este proceso con una nueva formulación.
  • Se presta especial atención a cada parte que desea expresarse. Las partes reciben una escucha empática por lo que están pasando y pueden expresar con autenticidad lo que las impulsa a actuar como lo hacen.
  • La distinción se hace entre la intención de las acciones, que siempre es benévola, y las estrategias a veces extremas que utilizan.
  • Este trabajo de escucha puede sacar a la luz dificultades más profundas que se resuelven si es necesario.

Los efectos beneficiosos de este proceso de escucha interior

Practicar IFS te permite desarrollar una postura de escucha, esta presencia interior crea un espacio que te permite:

  • Viva la expresión auténtica de las partes de uno mismo con total seguridad y benefíciese de un apaciguamiento emocional.
  • Fomente la perspectiva de la situación que se está abordando.
  • Tenga más claridad sobre lo que está jugando dentro de usted.
  • Permitir la restauración de vínculos intrapersonales.
  • Fomente la colaboración interna y siéntase unificado.
  • Saca a relucir recursos internos como la confianza, la creatividad, la compasión, la curiosidad, la calma …
  • En definitiva, conducirá a la resolución natural de los conflictos.

Fotos: Shutterstock