Saltar al contenido

¡Detén la rumia mental!

agosto 31, 2021

Para evitar tener pensamientos dando vueltas, debes dejar ir. A continuación, se ofrecen algunos consejos para evitar engancharse.

Si tiene pensamientos intrusivos y recurrentes, seguramente se encuentra en medio de pensamientos excesivos o excesivos. ¿Cómo superar este estado de ánimo y aprender a no preocuparse por todo?

Pensar demasiado, dejarse llevar por la avalancha de inquietudes, problemas actuales y preocuparse por el futuro. ¿Quién no ha pasado nunca a dejarse vencer por este torbellino de pensamientos y preocuparse por todo? Este fenómeno, llamado «pensamiento excesivo» en inglés, bloquea nuestra mente llenándola de ansiedades, miedos y preocupaciones innecesarias.

Los pensamientos son normales e imparables, pero es la forma en que manejas tus pensamientos lo que marcará la diferencia. Pero cuando no conseguimos distanciarnos de esta avalancha de pensamientos, nos confundimos y aumenta el estrés.

Es importante distinguir entre la dispersión del pensamiento, que conduce a la confusión cuando nos dejamos llevar por una avalancha de preocupaciones, y la sensación de abrumarnos por la cantidad de cosas que hacer.

¿Cómo lidiar con los pensamientos intrusivos?

Aquí tienes algunos consejos y ejercicios para aprender a poner tu mente en orden.

Reconocer el pensamiento excesivo

Para romper esta cadena de pensamientos innecesarios y angustiantes, primero se debe aprender a reconocer el pensamiento excesivo. Cuando esté estresado o ansioso, intente concentrarse en su reacción. ¿Estás atormentado por pensamientos negativos? ¿Está anticipando lo que podría suceder? ¿Esta forma de pensar le ayuda a mejorar o empeora las cosas?

Si es una carga mental porque tienes muchas cosas que hacer, escribe en blanco y negro o en tu smartphone lo que tienes que hacer por prioridad, lo que te permitirá aligerar tu mente. Si es una rumia, aprenda a dejarse llevar separándose de este pensamiento, tome solamente conciencia y seguir adelante. Mientras más importancia le dé a un pensamiento / preocupación, más ocupará su mente, es matemático.

  • Evite tratar de controlar todo demasiado

Uno de los corolarios del pensamiento excesivo suele ser la necesidad de controlar todo lo que está sucediendo. Necesita aprender a aceptar que muchas partes de su vida, incluso si las sigue todo el tiempo, se saldrán de su control. Por eso es inútil intentar anticipar obsesivamente lo que sucederá en el futuro.

  • Piensa positivamente

El negativismo interrumpe nuestro sentido común y nuestro discernimiento y, por lo tanto, bloquea nuestras acciones. Así que aprende a pensar positivamente, sin dejarte llevar por lo que pueda suceder en el futuro. Y si te concentras en lo que podría suceder mejor, ayuda a poner las cosas en perspectiva.

  • Busque desapego

No intente bloquear el flujo de pensamientos dolorosos, porque eso es imposible, pero dígase a sí mismo que la mayoría de las veces estos son solo pensamientos, no realidad. Es fundamental mantener un cierto desapego de todos estos pensamientos automáticos. ¿Cómo? ‘O’ ¿Qué? Cuando tenga un pensamiento dando vueltas en su cabeza, simplemente darse cuenta de ello y decirse a sí mismo que esta es su forma de pensar. tu realidad del momento. Este es el principio de la meditación de atención plena, no aferrarse a sus pensamientos y devolver toda su atención a su respiración.

  • Limita tus pensamientos a tiempo

Si no puede evitar pensar en un problema en particular, intente poner un límite de tiempo a sus pensamientos. Ya sea en el trabajo o en casa, tómese de 5 a 10 minutos para analizar el problema de la manera más lúcida y completa posible. Luego, escriba sus inquietudes y posibles soluciones en una hoja de papel. Luego reanude su ocupación, tratando de no volver a pensar demasiado.

shutterstock-623913050.jpg

Para no mantener tus pensamientos intrusivos, el deporte puede ser muy útil para reducir tu agitación mental (estrés, ansiedades, miedos) acumulada durante el día. También puedes buscar otras aficiones que te den tranquilidad como la escritura, la meditación, el yoga, …

No siempre es fácil distanciarse de pensar demasiado. Cuando caiga en un vórtice de pensamientos fijos, trate de mantener la calma, no se frustre y trate de cambiar su enfoque hacia otra cosa.

La meditación guiada puede ayudarte a encontrar la calma interior al concentrarte en la respiración, que es el soporte básico y permite que la mente se separe de sus cavilaciones. Un entrenamiento diario de 5/10 minutos es excelente. Hay muchas aplicaciones gratuitas para teléfonos inteligentes.

En términos generales, este trastorno a menudo se asocia con ansiedad generalizada y / o distorsiones cognitivas.

Si desea más información sobre el tema, puede consultar la lista de profesionales en el sitio.