Saltar al contenido

Dime lo que piensas de los demás y te diré quien eres

julio 2, 2021

La forma en que vemos a los demás revela ciertos rasgos de nuestra personalidad y la forma en que nos vemos a nosotros mismos a diario. ¿Aceptas el desafío de cambiar tus pensamientos?

Según un estudio de la Revista de Personalidad y Psicología Social, las personas que describen positivamente a los demás como honestos, agradables y estables son las que se sienten más satisfechas con sus vidas. Por el contrario, quienes tienen opiniones negativas de sus compañeros suelen ser bastante insociables, exigentes, narcisistas y detestables.

Pensamiento negativo, ¿freno social?

Este estudio muestra que cualquiera que califique a otros positivamente sufre mucho menos de depresión y trastornos de ansiedad. Y a la inversa, las personas que son demasiado críticas con los demás son más propensas a sufrir trastornos de personalidad, trastornos paranoicos y les resulta difícil adaptarse. Existe un rasgo común de desconfianza y sospecha hacia los demás en los trastornos de personalidad paranoica. De hecho, la persona percibe más malevolencia por parte de los demás. Esto implica que las personas con este trastorno interpretan todos los mensajes de los demás, ya sean neutrales o positivos, como provocación, burla, desprecio, etc. En caso de duda sobre la intención del otro, una paranoia elegirá la opción más desfavorable, es decir un ataque directo del otro hacia él.

Dejando a un lado los trastornos de la personalidad, siempre hay alguien que critica todo y a todos. En cada uno de nuestros entornos, a menudo encontramos a alguien que piensa que el mundo está lleno de gente mala. Según este estudio, ya sea que tenga razón o no, ese pensamiento probablemente no contribuya específicamente a su felicidad.

«No vemos el mundo como es sino como somos» Immanuel Kant

Nuestro interior reflejado en el espejo

El exterior actúa como un espejo para nuestra mente porque vemos diferentes cualidades o aspectos en los demás que encontramos en nosotros. Cuando observamos algo que no nos gusta de alguien y experimentamos rechazo, este sentimiento se debe al efecto espejo ya que este aspecto puede ser uno de nuestros rasgos de personalidad. El rechazo es entonces un reflejo del rechazo que sentimos dentro de nosotros mismos.

Además, es posible que nuestro inconsciente, ayudado por nuestra proyección, nos haga pensar que el defecto existe solo en esta otra persona. La proyección psicológica es un mecanismo de defensa mediante el cual una persona atribuye sus propios sentimientos, pensamientos o impulsos a los demás negándolos porque los percibe como inaceptables para sí misma. Usamos este mecanismo en situaciones de conflicto emocional o cuando nos sentimos amenazados por dentro o por fuera. Por lo tanto, para reducir nuestra incomodidad interna, enfocamos todas estas cualidades hacia afuera, atribuyéndolas a los demás ya que no las aceptamos. De esta manera, nuestras mentes nos hacen sentir que tenemos éxito en mantener estos contenidos amenazantes en el exterior y luchar en el mundo real contra ellos.

shutterstock-701479324.jpg

¡Parte de lo que nos molesta de los demás es solo una proyección de nosotros mismos!

En conclusión, nuestro mundo interior tiene un impacto directo en cómo nos sentimos, nos muestra un mundo exterior según nuestras propias características. Entonces, si nos sentimos muy felices, miramos el mundo que nos rodea con optimismo y alegría. Porque en el día a día es importante recordar que todo lo que pensamos está directamente relacionado con lo que sentimos y decimos. ¡Todo esto se transforma en nuestra vida diaria en acción! Maestros de nuestros pensamientos, podemos decidir cuál será nuestra percepción de los demás y por tanto de nosotros mismos. Hay una gran cantidad de herramientas para trabajar con él. ¿Estás preparado para el reto?