Saltar al contenido

El síndrome del gemelo perdido

julio 20, 2021

Según algunos estudios, hay 600 millones de gemelos supervivientes en el mundo, que viven con la pérdida de su gemelo en estado embrionario.

Según algunas cifras, en alrededor del 10 al 15% de los casos, los embarazos son gemelos, pero uno de los embriones no sobrevivirá o dejará de desarrollarse antes del término. El síndrome del gemelo perdido es el sufrimiento que experimenta el otro por esta pérdida intrauterina.

Fue un psicoterapeuta alemán, Alfred Austermann, quien estudió el tema notando que no pudo acompañar a algunas personas, que parecían estancadas y no encontraban satisfacción en ningún ámbito de su vida. Según él, la pérdida intrauterina marcaría fuertemente a los supervivientes. ¡Que son mucho más numerosos de lo que pensamos! De hecho, se estima que uno de cada tres gemelos desaparece antes del final del primer trimestre; que tres de cada cuatro desaparecen durante el 2º mes, y que más de la mitad desaparecen durante el 1º mes. Según algunos cálculos, hay 600 millones de gemelos supervivientes en el mundo, que aún cargan con este sufrimiento sin entender necesariamente de dónde puede venir.

¿Por qué no hablamos de la pérdida del gemelo?

Es un tema incluso complicado, tanto de los médicos como de las mujeres que se enfrentan a él.

En primer lugar, la pérdida del embrión puede pasar completamente desapercibida. El sangrado durante el embarazo es un signo, pero no es solo un signo de pérdida de embriones. Solo las ecografías pueden confirmar la existencia o pérdida de gemelos. Así, algunos profesionales, obstetras-ginecólogos o parteras, prefieren no hablar con las mujeres al respecto para no preocuparlas o hacerlas sentir culpables.

Cuando lo saben, no siempre le hablan al niño simplemente porque no necesariamente lo ven de interés, o porque es una lesión para ellos que no desean reavivar.

Perder a tu gemelo antes del nacimiento: ¿qué impacto psicológico?

No es porque estemos todavía en el vientre de la madre que la pérdida de un hermano o una hermana no nos afecta. El vínculo que se crea entre gemelos en estado embrionario es fuerte e intenso, tanto por la proximidad física como psíquica.

Alfred Austermann especifica que se trata de un trauma temprano que puede impactar a la persona a lo largo de su vida y manifestarse a través de diversos problemas:

  • Sensación de abandono, incompletitud.
  • Nostalgia
  • Autosabotaje
  • Miedo a la muerte, dificultad para lamentar la muerte de seres queridos
  • Dificultades en las relaciones: agresividad, dificultad para establecer límites, sensación de ser invadido
  • Aislamiento, sentimiento de no ser comprendido por los demás.
  • Dificultades para ubicarse en los diferentes círculos de la vida (personal, profesional)
  • Dificultad para tomar decisiones, dualidad en el comportamiento y los procesos cognitivos.
  • Posibilidad de desarrollar trastornos alimentarios.

El psicoterapeuta precisa que las dificultades que encontrarán los “supervivientes” no siempre serán idénticas, y que estarán más o menos presentes según los obstáculos encontrados en la vida y según el entorno de la persona. Así, una persona rodeada de una familia amorosa no evolucionará de la misma manera que una persona que habrá vivido muchos traumas.

shutterstock-399749101.jpg

¿Cómo superar el duelo del gemelo?

El trabajo psicológico de duelo y aceptación es ideal para curar el síndrome del gemelo perdido. La terapia permitirá a la persona conocer el origen de su malestar, acoger sus emociones y poner en marcha soluciones para seguir adelante en su vida. Ciertas terapias están particularmente indicadas sobre este tema:

  • Terapias psico-corporales
  • Constelaciones familiares
  • Hipnosis
  • Contacto del niño interior
  • Renacimiento
  • Kinesiología
  • Etioterapia …

Para más información, no dudes en contactar con un profesional en psicología.