Saltar al contenido

Emociones, órganos, los lazos íntimos para conocerte

abril 18, 2021

El cuerpo es la transposición biológica de la armonía interior o su desequilibrio. Cualquier síntoma persistente debería invitarte a mirarte y a escucharte.

¿Cómo vincular órgano y emoción para comprender la progresión del síntoma?

  • Corazón e intestino delgado: emoción de alegría

Según la Medicina Tradicional China, la alegría es la emoción que está ligada a estos dos órganos.

De acuerdo con los procesos del cuerpo, el corazón regula la sangre y controla los vasos sanguíneos. El intestino delgado es responsable de absorber los nutrientes y minerales de los alimentos.

Incluso si una emoción sana como la alegría estimula el funcionamiento de estos órganos, los excesos que se derivan de ellos pueden conducir a los siguientes fenómenos:

  • Nerviosismo;
  • Taquicardia;
  • Insomnio;
  • Falta de concentración.

Las personas que tienen estos órganos afectados suelen ser personas sensibles, extrovertidas y comunicativas, que tienen emociones desbordantes y una gran emotividad.

Cuidar tu euforia, inquietud, excitación o exceso de emocionalidad ayudará al buen funcionamiento de estos órganos, imprescindibles para nuestro organismo.

  • El hígado y la vesícula biliar: la emoción de la ira

La ira, como todas las emociones derivadas, está asociada con estos dos órganos.

El hígado es responsable de almacenar sangre y regular el flujo de energía vital. La vesícula biliar, por otro lado, acumula y segrega bilis.

Si tienes problemas con estos órganos, quizás seas una persona muy dinámica, pero demasiado preocupada y que incluso puede reaccionar de forma agresiva.

Además de la ira, deberá tener cuidado con los sentimientos de frustración e indignación.

Debe saberse que un hígado que funciona normalmente produce una energía generadora y liberadora.

  • El bazo y el estómago: la actitud obsesiva

Estos órganos están ligados a la obsesión, la nostalgia y la reflexión.

A medida que el estómago procesa los alimentos, el bazo, que es parte del sistema linfático, combate las infecciones y mantiene el equilibrio de líquidos en el cuerpo.

Quienes padecen enfermedades relacionadas con estos órganos son personas tranquilas y tranquilas pero que tienen dificultades para tomar decisiones.

El equilibrio de energía entre los dos órganos promueve la compasión y la empatía.

  • El pulmón y el intestino grueso: tristeza

Estos órganos están relacionados con la melancolía, el dolor y el dolor.

Los pulmones regulan la respiración y el intestino es responsable de la digestión, la absorción de nutrientes y la inmunidad del cuerpo.

Si tienes problemas con estos órganos, quizás seas una persona independiente y muy racional, pero tiendes a encerrarte en tu propio mundo interior.

Pueden aparecer síntomas físicos, como falta de apetito, opresión en el pecho o disgusto.

  • Riñones y vejiga: miedo

Los riñones están asociados con el miedo y la ansiedad. Estos órganos son responsables de eliminar los desechos de la sangre, mientras que la vejiga almacena la orina y controla la excreción.

Algunas personas que experimentan dolor lumbar, debilidad y otros síntomas, pueden pasar por situaciones de incertidumbre.

Mantener un equilibrio saludable en la energía de los riñones ayuda a desarrollar la confianza en sus propias habilidades.

Ahora que conoce las emociones que afectan los órganos del cuerpo, puede trabajar para convertirlas en pensamientos positivos y promover la curación en su cuerpo.