Saltar al contenido

Encontrar su equilibrio interior – Psychologue.net

agosto 19, 2021

Encontrar el equilibrio interior, trabajar en él y mantenerlo, a pesar de los obstáculos de la vida, puede ayudarnos en el camino del bienestar.

La serenidad es un equilibrio interior que nos permite afrontar mejor la vida y sus obstáculos, para recuperarnos mejor tras un duro golpe. Pero, ¿cómo lograr esta serenidad? Se parte del autoconocimiento, y de la identificación de los miedos limitantes, para reconocerlos, aceptarlos y transformarlos. Te damos todos nuestros consejos.

Acepta sus defectos y contradicciones

Todos tenemos defectos: fueron construidos en relación con nuestro entorno, son una parte integral de nosotros y nuestras fortalezas. Nadie tiene la culpa de nuestros defectos, son parte de nuestro ser y no deben esconderse. Podemos trabajar en ellos si son molestos, pero también son los que hacen que nuestra persona sea única. Sin embargo, acepta sus debilidades no sucede instantáneamente, es un viaje que requiere trabajo.

También tenemos contradicciones, aceptarlas es parte de esta búsqueda del equilibrio interior. No se trata aquí de juzgarse a sí mismo, sino de conocer mejor el modo en que se funciona. Por ejemplo, imagina algo que te haga sentir incómodo y trata de descubrir qué es lo que te detiene. Esto te permitirá darle más sentido a tu comportamiento.

Trabaja en tus habilidades

A menudo nos decimos a nosotros mismos que la vida sería más fácil si fuéramos más hermosos, más altos, más inteligentes … Al hacer esto, nos depreciamos y nos impedimos encontrar nuestro equilibrio. intentar encuentra tus habilidades, en lo que eres bueno, y cultívalos. Puede ser pintura, canto, manualidades … ¡cualquier cosa! Al enfocarnos en lo que podemos hacer bien y lo que nos gusta, nos sentiremos más tranquilos.

Cuestionarse

Cuando nosotros encontrar una dificultad, además de buscar soluciones, podemos intentar comprender qué nos llevó allí. Nuestra primera reacción suele ser decir que es culpa de otra persona porque la situación nos está causando dolor. Sin embargo, también tenemos nuestra parte de responsabilidad en la creación de la situación. Descubrir cómo contribuimos a esta dificultad nos permite comprender nuestro comportamiento y las motivaciones no inconscientes que nos llevaron a él. A partir de ahí, ¿podemos actuar para cambiar las cosas?

Inspírate en los demás

Por miedo, por un sentimiento de inferioridad, rápidamente tendemos a criticar a la gente que nos rodean. ¿Y si, en cambio, intentamos ver las cualidades de esta persona en la que podríamos inspirarnos? El encuentro es un momento de compartir: aprender a ver lo bueno en los demás también nos ayudará a ver lo mejor de nosotros mismos.

No tengas miedo al fracaso

El miedo al fracaso, nos mantiene en muchos de nuestros proyectos. Sin embargo, cometer un error, fallar, es una forma de aprender. Nos permite atrevernos y correr riesgos. Tener la sensación de haber fracasado o experimentar un fracaso no es nada grave, es parte de nuestro curso de vida. Con demasiada frecuencia nos atascamos en situaciones (amorosas, profesionales, familiares) de las que no nos atrevemos a salir por miedo al fracaso y al juicio de nosotros mismos y de los demás, mientras tenemos en nuestro interior los recursos para atravesarlas y transformarlas. .

Cuando se encuentre en una situación de la que sienta que no puede salir, no dude en pedir consejo a tu alrededor para ampliar tu visión de la situación. Sus amigos, familiares o incluso un psicólogo pueden ayudarlo a dar un paso atrás, tomar sus decisiones y seguir adelante.

Saber aceptar cuando te va mal

Estamos constantemente rodeados de pequeños mandatos hacia la felicidad, que nos hacen comprender que no tenemos derecho a quejarnos ni a equivocarnos. Sin embargo, tenemos derecho a sufrir, incluso si es por algo que parece innecesario. Aceptar que lo estamos haciendo mal y que tenemos derecho a sentirlo nos ayuda a superar las pruebas.

shutterstock-494718370.jpg

Pensando en «cómo» en lugar de «por qué»

Tal vez hayas cometido errores en el pasado, cosas de las que no estás orgulloso y que pesan sobre ti hoy. En lugar de preguntarse «por qué» hizo esto o «por qué» se encuentra en una situación que no es adecuada para usted, pregúntese «cómo» avanzar. ¿Cuáles son las soluciones concretas para actuar?

Toma conciencia de ti mismo y de tu experiencia

El meditación es un excelente ejercicio para aprender a tomar conciencia de uno mismo, de lo que vivimos, de lo que nos rodea. Tómese cinco minutos al día para intentarlo: siéntese erguido en una silla, en una habitación tranquila, coloque un temporizador en su teléfono para evitar tener que verificar la hora. Concéntrate en tu respiración (en la nariz, el pecho o el estómago): no intentes no pensar en nada, deja que los pensamientos fluyan sin controlarlos. Poco a poco, intenta aumentar este tiempo. La meditación te ayudará a ser consciente de lo que estás pasando todos los días y te ayudará en tu búsqueda del equilibrio interior.

¿No puedes encontrar tu propio equilibrio interior? Los profesionales te responden de forma gratuita y rápida en nuestra sección de preguntas.