Saltar al contenido

Joker: la sociopatía como enfermedad

octubre 13, 2021

La última versión del Joker es interpretada por Joaquin Phoenix. Llama la atención la violencia del personaje pero también sus posibles trastornos psicológicos.

Acabamos de ver la creación de la última versión del Joker, esta vez como protagonista principal de la historia y queriendo justificar su personalidad. ¿Es alguien así realmente? una creación social ?

Muchos dirán que el Joker representa a un loco sin tratamiento posible, un psicópata peligroso o una mente muy trastornada, que obviamente lo es, pero podría ser muchas de esas cosas y ninguna al mismo tiempo.

Este último retrato del Joker nos presenta una historia personal llena de miserias, problemas y situaciones, una historia tratada a niveles inhumanos. Por otro lado, en otras versiones del personaje vimos otros aspectos que podríamos mencionar.

No se trata de un análisis riguroso, porque es una ficción pura, por tanto no es real ni estable, sino que depende de cada guionista, pero da una imagen de las patologías que podría sufrir el personaje y su realidad.

Sociopatía o trastorno de personalidad antisocial

En primer lugar, podemos decir que Joker tiene un desorden de personalidad antisocial o un sociopatía, caracterizado por el incumplimiento de las normas y leyes sociales. Esto implica sin empatía hacia las personas que lo rodean, sin darse cuenta, porque no lo siente así.

No se trata, como mucha gente, de tomar dos plazas de aparcamiento o robar macetas de Ikea, pero de hecho es algo más profundo. En este caso, una persona normal sabría que está sufriendo: por ejemplo, matando al perro del vecino porque le molesta que ladra y justifica este mal a su favor. En el caso de la película, el guionista va más allá y yose convierte en un asesino.

Psicopatía

Podemos ver en él un psicópata. Continuando con lo anterior, nos referimos a empatía cero y en el reconocimiento de emociones. los los psicópatas representan el 2% de la población mundial, pero eso no los convierte en asesinos potenciales, sino en personas que a menudo viven en la tristeza.

No sienten alegría, tristeza, miedo … y es difícil lidiar con esto cuando ves que otras personas sienten cosas que son imposibles de sentir.

Trastorno obsesivo compulsivo

Finalmente, podríamos decir que el personaje tiene desorden obsesivo compulsivo lo que le lleva, por ejemplo, a su obsesión con Batman o a la realización de ciertos rituales, como el hecho de tener que usar siempre los mismos colores cuando se disfraza o en diferentes versiones del personaje podemos ver a sus subordinados disfrazados. En este caso, sería una versión inusual del trastorno.

Pero en última instancia, como dije, uno podría ser un sociópata y no intentar destruir la sociedad, pero tal vez negarlo en silencio. Un psicópata, en solo el 0,001% de los casos, se convertirá en un asesino en serie y, obviamente, incluso tendrá TOC, que pasará por una extraña manía sin afectar la vida diaria.

Joker es un personaje, una creación de cómic y, como tal, tiene que desempeñar un papel. Luego se agregan patologías que pueden dar lugar a cualquier cosa que queramos, pero la realidad es que‘es casi imposible ver esto en el mundo real.

Las personas con enfermedad mental severa sufren mucho en silencio, sufren de soledad y se encuentran sin ayuda ni empatía de una sociedad que actúa con ellos como si tuvieran algo contagioso.

Autor: Psicólogo Jaume Guinot