Saltar al contenido

¡Luchemos contra la pereza! – Psychologue.net

agosto 29, 2021

La regla del minuto es una técnica japonesa para combatir la pereza. Nos enseña cómo integrar una nueva actividad en nuestras vidas.

Hay momentos en los que todos queremos iniciar una nueva actividad o queremos hacer cambios en nuestra vida. Pero ahora, nuestros hábitos tardan en morir, y nuestra pereza mental y física puede evitar que logremos este nuevo objetivo.

Nuestra sociedad occidental siempre quiere ir rápido, avanzar y querer liderar el más mínimo cambio drásticamente. Lamentablemente, no nos ayuda a establecer nuevos hábitos en nuestra vida, porque no damos tiempo al tiempo. No es una falta de voluntad de nuestra parte, pero lo hacemos mal y, por lo general, no logramos hacer este cambio.

Los japoneses, por el contrario, emplean una técnica llamada la regla del minuto, de la que debemos inspirarnos para llevar a cabo con eficacia cambios radicales en nuestra vida personal o profesional.

Todo sobre la regla del minuto

Cuando quiere introducir un nuevo hábito en su vida, no puede decidirlo de la noche a la mañana y esperar que lo cumpla. La mente humana está ritualizada por la naturaleza y no le gusta el cambio. Entonces, en lugar de trastocar por completo tu vida diaria y no lograr ceñirte a lo que te gustaría, que solo genera frustración e ira, puedes intentar hacerlo poco a poco.

La regla del minuto establece que para lograr cambios positivos en nuestra vida, debemos comenzar a dedicar un minuto, solo uno, todos los días. Cíñete a ese minuto, todos los días, y no te pierdas ni un solo día si realmente quieres desarrollar este hábito.

Nuestros cerebros son resistentes al cambio y perezosos. Siente que comenzar una nueva actividad está más allá de sus capacidades. Le encanta su rutina, por eso mostramos tanta pereza emocional, mental y física aunque tengamos ganas de cambiar.

La regla del minuto es eficaz porque no implica un gran trastorno en la vida cotidiana: hacer una actividad, todos los días, durante un solo minuto, es bastante posible sin requerir demasiado esfuerzo físico o mental.

Mantenga este nuevo hábito a largo plazo

Acostumbrarse a esta nueva actividad por un minuto al día es bueno, pero aún necesita poder extenderla para que dé sus frutos. Para que esta nueva actividad se ancle en tu vida, se convierta en habitual, tendrás que practicarla durante un minuto, todos los días, durante 60 días. Según los científicos, este es el tiempo que tarda nuestro cerebro en comprender que esta actividad es habitual, y hacerlo de forma automática. En el transcurso de estos 60 días, la reticencia del cerebro se irá rompiendo poco a poco, hasta que esta nueva actividad se vea como algo familiar.

Poco a poco, deberá aumentar la duración de esta actividad. Se recomiendan ciclos de 60 días, pero hágalo a su propio ritmo: algunos pueden ir más rápido de un minuto a cinco, luego diez, quince, etc., otros tomarán más tiempo. Utilice lo que más le convenga y vaya a su propio ritmo.

¿A qué se puede aplicar esta regla?

La regla del minuto es eficaz para anclar todo tipo de nuevos hábitos en su vida diaria. Ya sea cuidarse, ordenar su interior, iniciar una actividad deportiva o artística … Piense también en intentar poner en marcha esta nueva actividad en el trabajo, si por ejemplo no sabe por dónde empezar un gran proyecto. Un minuto no es mucho y puede comenzar, probar nuevas actividades y hacer grandes cambios en su vida.