Saltar al contenido

Por qué es importante hablar cara a cara

enero 23, 2021

Aunque nuestros nuevos medios de comunicación nos permiten hablar con personas lejanas, hablar cara a cara siempre seguirá siendo la mejor forma de comunicación.

Sin lugar a dudas, las tecnologías han cambiado la forma en que nos comunicamos. Hoy, por ejemplo, es posible mantenerse en contacto con amigos que viven en el extranjero a través de las redes sociales. Sin embargo, a veces las videollamadas y la tecnología son insuficientes o ineficaces. Hablar cara a cara, con algún tipo de contacto físico, es y siempre será la mejor forma de comunicación.

Es cierto que aplicaciones como Skype permiten a las personas que viven en diferentes ciudades y países poder hablar todos los días, sintiéndose cerca al poder verse las caras. No es necesario esperar días para recibir una carta de amigos, los intercambios se realizan al instante. Sin embargo, es importante interactuar cara a cara para tener una comunicación completa. No es recomendable no ver a tus amigos solo porque les has hecho una llamada telefónica.

Aplicaciones como WhatsApp nos permiten comunicarnos todos los días y hacer un seguimiento de los eventos, pero nada mejor que tomar un café o cenar con tus amigos. Aquí hay cinco buenas razones para preferir hablar cara a cara en lugar de utilizar siempre otros medios de comunicación.

La necesidad de contacto físico

Necesitamos el contacto físico. Cuando vemos a nuestros amigos, no solo hablamos: nos tocamos, nos besamos, nos abrazamos. Algunos días necesitamos más, y un simple abrazo vale más que cualquier palabra, nos hace darnos cuenta de que todo saldrá bien. Además, científicamente hablando, el contacto físico mejora el bienestar emocional, reduce el estrés y ofrece una agradable sensación de cariño y relajación.

La importancia de la comunicación no verbal

Cuando hablamos a través de la tecnología, dejamos de lado todo lo que tiene que ver con la comunicación no verbal. Los seres humanos somos capaces de expresar cualquier sentimiento sin palabras y, a veces, no somos conscientes de este poder. ¿Alguna vez ha experimentado un malentendido por mensaje? ¿Nunca has respondido solo con un emoji? ¿Alguna vez ha querido enviar un mensaje de apoyo a un amigo que pensó que estaba enojado con él? Esto nunca sucede cuando hablamos cara a cara.

Toda nuestra atención está en la conversación.

Uno de los beneficios de la tecnología es que nos permite tener una conversación mientras hacemos otras cosas. El problema es que al hacerlo, se pierde la importancia que se le debe dar al mensaje recibido al no darle la atención necesaria.

Hablar cara a cara te permite saber cómo se siente el otro

La apariencia y el estado físico son importantes, razón por la cual muchas personas usan fotos de extraños para seducir en aplicaciones y sitios de citas. Pero más allá de eso, es importante ver a una persona por lo que realmente es. Quizás tu hermano te dijo por mensaje que tuvo un gran día, mientras pasaba el día llorando porque perdió su trabajo. ¿No vale la pena saber realmente cómo se sienten nuestros seres queridos?

Maneje mejor su estrés y ansiedad

En su mayor parte, vivimos vidas particularmente estresantes, por lo que es bueno salir un poco de nuestra rutina. Llamar a un amigo o enviarle mensajes de texto no es suficiente porque estarás sentado en el mismo lugar pensando qué hacer. Planifique una reunión con un amigo, vayan a tomar un café juntos. Hable sobre sus problemas, sus metas y sus sentimientos. Así, lograrás tomar ese respiro necesario para poder afrontar el día siguiente con determinación y optimismo.

Nuestras tecnologías nos ayudan mucho cada día, es cierto, pero no debemos olvidar la comunicación cara a cara. Es gracias a ella que podremos estar cerca de nuestros amigos y saber lo que realmente tienen en la cabeza. Además, verte a ti mismo y salir de la rutina es la mejor manera de evitar la ansiedad y el estrés.

Vale la pena intentarlo, ¿no crees? Coge tu teléfono y disfruta del buen tiempo en la terraza o en un parque con tus amigos o consulta a un terapeuta en su oficina. Un apretón de manos ya es un indicador interesante sobre el individuo, la mirada, los gestos, en fin, el cara a cara debe ser privilegiado y más en terapia.