Saltar al contenido

¿Por qué hablar con un psicólogo no es como hablar con un amigo?

abril 24, 2021

Comenzar un camino de psicoterapia es darte el tiempo y el espacio para comprenderte a ti mismo y aprender a mirarte a ti mismo y a mirar tu vida con una mirada de aceptación.

Tener amigos con quienes hablar y en quienes sentimos que podemos confiar es importante y en algunas situaciones puede ayudarnos a sentirnos mejor, pero no siempre es suficiente, no para todos, no en todas las situaciones.

A veces, una relación diferente puede ser útil y necesaria para desde la escucha y la comprensión generamos trayectorias de cambio y esto es precisamente lo que sucede en la relación terapéutica.

La herramienta más importante para el cambio es la relación entre terapeuta y paciente que permite comprender el significado de sus elecciones y de sus modalidades relacionales, y permite dar un significado al problema experimentado por la persona y utilizarlo como un cambiar motor.

Durante las entrevistas, hablamos de nuestra vida, las decisiones que tomamos, los pensamientos que creíamos indescriptibles y tratamos de hacer algo sobre toda esta experiencia, todos estos pasos, incluso los que desearíamos no haber dado.

Desde la narración de su vida, “los hilos rojosSe trazan las que conectan las diversas experiencias pasadas y presentes y, a partir de estos hilos, se tejen posibles caminos futuros, caminos para imaginar y construir a partir de las posibilidades que se abren. a través de la psicoterapia.

En este proceso, terapeuta y paciente son dos personas que trabajar juntos explorar alternativas, abrir nuevas posibilidades de elección y fomentar la activación de un movimiento exploratorio.

Tanto el terapeuta como el paciente tienen un papel activo dans le processus de changement, c’est comme un effort d’équipe dans lequel chacun contribue à atteindre l’objectif avec ses propres compétences : le thérapeute utilise ses compétences et ses connaissances professionnelles et le patient leurs compétences personnelles et leurs connaissances liées à son historia.

Por tanto, el paciente y el terapeuta han roles complementarios, la contribución de ambos es necesaria para impulsar y generar el cambio.

No es casualidad que uno de los sentimientos que frecuentemente relatan las personas que se han embarcado en el camino de la psicoterapia sea el de «habiendo comenzado a vivir de nuevo«.