Saltar al contenido

¿Por qué le tememos al amor?

julio 17, 2021

El miedo al amor es muy común. No es raro sabotear la posible felicidad, dándose mil excusas para no dejarse llevar por este sentimiento …

El amor es un sentimiento sublime, pero no siempre es fácil de entender. Si bien muchas personas no se sienten satisfechas hasta que lo encuentran, otras evitan amar, ya sea pasando tiempo en relaciones sin salida o buscando excusas (a menudo inconscientes) para continuar solos.

La verdad es que la mayoría de nosotros, en algún momento de nuestras vidas, hemos tenido miedo de amar. Esta sospecha puede manifestarse de diferentes formas o surgir en diferentes fases de una relación emocional, ya que todos creamos ciertas barreras para protegernos de ciertas lesiones.

En muchos casos, esta autoprotección exagerada nos impide encontrar y mantener el amor que decimos que queremos.

¿Qué impulsa nuestros miedos a la intimidad?

Cuando se trata de amor, casi todos hemos desarrollado al menos algunas estrategias para protegernos. Un montón de gente autosabotaje ellos mismos.

Según Lisa Firestone, psicóloga y autora de innumerables libros sobre relaciones románticas, las principales razones por las que tememos amar son:

  • 1. Un sentimiento de fragilidad

Cuando realmente amamos a alguien, nos sentimos vulnerables. Comenzar una nueva relación significa adentrarse en un territorio previamente desconocido. Todos le tenemos miedo a lo desconocido. Dejarnos llevar por el amor es correr riesgos reales. Si estamos realmente enamorados, exponemos nuestras vulnerabilidades al depositar toda nuestra confianza en la otra persona. Todos los hábitos que teníamos hasta entonces, y que nos han hecho sentir centrados en nosotros mismos, empiezan a quedarse de lado.

Además, tendemos a creer que cuanto más se preocupa una persona por nosotros, más puede lastimarnos, lo cual no siempre es cierto.

  • 2. Con la verdadera felicidad viene el miedo al dolor.

Siempre que nos sentimos realmente felices, llenos y saboreamos lo preciosa que puede ser la vida, tenemos miedo de sufrir cuando este estado de pura alegría haya terminado. Al final, no hay felicidad que dure para siempre y los días tristes vendrán inevitablemente. Por eso tenemos tanto miedo de embarcarnos en una historia de amor, que llenará nuestro corazón de buenos sentimientos, pero que también puede ser doloroso.

  • 3. El nuevo amor puede abrir heridas del pasado

Nuestra arrepentimientos del pasado, incluso nuestras experiencias infantiles, tienen una fuerte influencia en cómo percibimos a las personas a las que nos acercamos y cómo construimos nuestras relaciones románticas. Las heridas mal curadas o las viejas experiencias negativas pueden hacernos sentir inseguros para abrir nuestro corazón a una nueva persona. Y posteriormente, también podemos alejarnos de la intimidad porque provoca sentimientos de dolor, pérdida, enfado o rechazo.

  • 4. El amor es a menudo desigual

Al comienzo de una relación, muchas personas deciden no seguir adelante cuando notan que el otro esta mas enamorado. Estas personas temen no poder un día responder a este sentimiento y dañar al otro. La verdad es que el amor a menudo está desequilibrado. Somos personas diferentes, con experiencias diferentes y amamos de manera diferente.

Además, nuestros sentimientos hacia una persona cambian. Hay fases en las que amamos más, otras en las que tenemos dudas sobre nuestro amor. Es natural que así sea.

No iniciar una relación debido a estas preocupaciones nos impide conocer a alguien que exprese un interés genuino en nosotros. Y nunca debemos perder la oportunidad de construir una relación que realmente tenga el potencial de hacernos felices.

  • 5. Miedo a romper el vínculo con la familia de origen

Tener una relación prolongada es una fuerte indicación de que hemos crecido y estamos listos para comenzar nuestras propias vidas como individuos independientes de nuestros padres. Aunque la familia original seguirá siendo importante, pasa a tener un papel secundario, ya que ahora la pareja decidirá por sí misma qué camino tomar. En los casos en que los padres son sobreprotectores y tratan a sus hijos adultos como niños, puede ser difícil romper ese vínculo para iniciar una historia de amor independiente.

  • 6. El amor despierta nuestros miedos existenciales

Cuando amamos a alguien, no solo enfrentamos el miedo de perder a esa persona, sino nos hacemos más conscientes de nuestra finitud. A medida que entablamos una relación emocional, nuestras vidas cobran valor y la idea de morir se vuelve más aterradora. Para ocultar este miedo, podemos centrarnos en las preocupaciones más superficiales o sabotear la relación para que termine. Podemos inventar mil razones por las que no deberíamos estar con esta persona sin darnos cuenta de nuestros miedos más profundos.

  • 7. No reconocer nuestro valor

A menudo, nos resulta difícil reconocer nuestro propio valor y creer que realmente podemos despertar el interés de alguien. Por lo general, tenemos una voz interior crítica que nos dice que no merecemos la felicidad. Esto se debe a las experiencias difíciles a las que muchos de nosotros estuvimos expuestos durante nuestra infancia. Estas voces internas son dañinas, pero también nos tranquilizan por su familiaridad. Ya estamos acostumbrados. Entonces, cuando otra persona nos ve de otra manera, nos ama y nos aprecia, puede desencadenar malestar y llevarnos a adoptar una actitud defensiva, porque ser amado pone en tela de juicio todo lo que creíamos sobre nosotros mismos.

Pensar

Todas las relaciones están plagadas de desafíos. Conocer nuestro miedo al amor y cómo nos comportamos cuando estamos con alguien es fundamental para construir una relación duradera, sana y equilibrada.

Debemos estar atentos porque el miedo al amor puede camuflarse con ciertos comportamientos como:

  • encontrar siempre defectos, dejando de lado las cualidades;
  • apostar por amores platónicos;
  • céntrese en las relaciones pasajeras.

Es por eso que el conciencia de sí mismo es tan importante cuando se trata de amor. Al conocernos, es más probable que encontremos y mantengamos un amor para toda la vida.