Saltar al contenido

Psicoanálisis: transferencia, contratransferencia y supervisión

marzo 5, 2021

La transferencia y la contratransferencia. Y ? ¿Qué convergencias y qué divergencias? ¿Qué pasa con la supervisión en todo esto?

Como beneficio adicional a bordo cuando hablamos de transferencia y contratransferencia, podemos preguntarnos ¿qué estamos transfiriendo? ¿Qué estamos mutando? ¿Qué estamos moviendo? De hecho, estos son fenómenos que se mueven. Como en las resonancias, encontramos por tanto esta idea de movimiento de fenómenos del supervisado al supervisor y viceversa.

La transferencia

Bono a bordo cuando hablamos de transferencia y contratransferencia, ¿podemos preguntarnos qué transferimos? ¿Qué estamos mutando? ¿Qué estamos moviendo? De hecho, estos son fenómenos que se mueven. Como en las resonancias, encontramos entonces esta idea de movimiento de fenómenos del supervisado al supervisor y viceversa.

La etimología de la palabra se remonta a las raíces indoeuropeas: » bher «Que entra» pecado «, En griego, dar a luz a» pherein » : llevar. En latín, es la filiación del verbo » planchar «: Llevar a cabo, llevar. La transferencia según el » Vocabulario del psicoanálisis «Medio» Proceso por el cual los deseos inconscientes se actualizan sobre ciertos objetos en el marco de algún tipo de relación establecida con ellos y eminentemente en el marco de la relación analítica. Es una repetición de prototipos infantiles vividos con un fuerte sentido de actualidad. Es más a menudo la transferencia en el tratamiento lo que los psicoanalistas llaman transferencia, sin ningún otro calificativo. «[1]. » S. Freud nos asegura que la transferencia existe en todas las relaciones entre los individuos (amor, terapia, educación, etc.) «[2]. ¿Puede transponerse en el marco de la supervisión? En mi opinión, a fin de cuentas, sí porque el supervisado viene a analizar situaciones según su propia historia, lo que es, lo que percibe y lo que vive. Por lo tanto, el supervisado podría reproducir eventos de su experiencia con el supervisor supervisor.

Si tomo la definición citada anteriormente, habría deseos inconscientes que se actualizarían en ciertos hechos en el momento de la supervisión.

Es interesante que el supervisor se dé cuenta de estos fenómenos de transferencia. La transferencia a supervisión es esta transposición de los hechos y experiencias del supervisado que trae al supervisor. ¿Puedo entonces plantear la hipótesis de que la transferencia puede inducir resonancias? No responderé a esta pregunta porque no es el tema que estoy tratando. Sin embargo, me parece interesante detectarlo en mi práctica como supervisor.

Contratransferencia

Medios de contratransferencia «Todas las reacciones inconscientes del analista a la persona del analizando y más particularmente a la transferencia de este último»[3]. Por lo tanto, son reacciones inconscientes del supervisor con respecto al supervisado y la transferencia que hace al supervisor.

Este aspecto de «reacciones inconscientes» no sería apropiado, en mi opinión, en la supervisión. Propongo no detenernos en esta definición e ir más allá. De hecho, una definición más amplia dada por el Dr. Nicolas de Coulon[4] dice que la contratransferencia es el conjunto de reacciones conscientes e inconscientes del analista al paciente. Tenga en cuenta que esta definición abarca las reacciones conscientes del analista. Agrega además que sus reacciones son emocionalmente adecuadas y utilizables en el futuro inmediato.

Sin duda, es por ello que Mony Elkaïm diferencia el concepto de resonancias de la contratransferencia, en relación con la definición que da el «vocabulario del psicoanálisis». De hecho, dice » La contratransferencia es una reacción inconsciente del terapeuta hacia su cliente. Por otro lado, la resonancia es la reacción del terapeuta vinculada al contexto «[5].

En mi práctica como supervisor, me parece que estar al tanto de lo que está sucediendo allí puede ayudar al supervisado y a la supervisión misma. Para desarrollar este punto me basaré en puntos que Collette Chiland desarrolló en su libro “ Entrevista clínica «[6]. En efecto, para concienciar al analista de los fenómenos de contratransferencia, nos habla de tres elementos esenciales: serenidad, benevolencia y odio.

La serenidad

La ansiedad puede surgir de la identificación con el interlocutor. También puede provenir de una contratransferencia despertada por sus palabras. Si el analizando percibe ansiedad en el analista, se dirá a sí mismo que su caso es serio. Esto aumentará su angustia y ansiedad. Por tanto, existe el riesgo de que el analizando quede enclaustrado y no abierto. También existirá el riesgo de que el analizando amplifique sus preocupaciones. C. Chiland nos dice que el analizando necesita sentir al clínico impasible, tranquilo para poder identificarse con él. Agrega que si el analista no puede controlar su miedo, debe ir a ver a un especialista (tal vez una intervención) para ver claramente las dificultades del caso. En su enfoque de la contratransferencia, C. Chiland nos advierte sobre la preocupación excesiva por un resultado rápido que puede ser perjudicial en una relación de ayuda. Puede bloquear el desarrollo del paciente. Es aconsejable preguntarse qué se quiere hacer vivir con el analizando.

La bondad

La empatía parece necesaria para percibir los estados psíquicos del analizando. No significa ser bueno. Esta simpatía benevolente favorece la aceptación de la agresividad del analizando y permite percibir su significado profundo. Esta simpatía benevolente (como la llama el autor) te permite abrir tus propios horizontes, tu propio pensamiento. El analizando puede estar totalmente en desacuerdo con lo que dice el analizando. Por tanto, es recomendable dejar las propias certezas, esto solo puede ser enriquecedor para el analizando. C. Chiland, nos dice que es deseable que esta actitud provenga de un deseo controlado.

En un proceso de contratransferencia, una benevolencia sobredimensionada puede llevar al analizando a protegerse de ella para “mantener su dignidad”. El analizando también puede retroceder y volverse dependiente del analizando. Perderá así sus posibilidades personales de reflexión.

Odio

Es absolutamente necesario que el analizando comprenda los sentimientos de odio que ha reprimido. El conocimiento de los propios impulsos agresivos ayuda a aceptar y comprender las hostilidades manifiestas. El analizando debe actuar con calma y firmeza constante.

Estos tres puntos que pueden emanar en un movimiento contratransferencial son relevantes a considerar al utilizar los conceptos de resonancias en la práctica de la supervisión. Por eso decimos que el concepto sistémico es un concepto integrador. De hecho, el supervisor puede estar ansioso, con una gran benevolencia o con un sentimiento de odio. Para ilustrar este punto, me parece que Mony Elkaïm tiene en cuenta el contexto en el que surgen las resonancias.

[1] » Vocabulario del psicoanálisis », Jean Laplanche, Jean-Bertrand Pontalis, Editar PUF Quadridge.

[2] » Supervisión de equipos de trabajo social », Joseh Rouzel, Editar Dunod

[3] » Vocabulario del psicoanálisis », Jean Laplanche, Jean-Bertrand Pontalis, Editar PUF Quadridge.

[4]Nicolas de Coulon es psiquiatra-psicoterapeuta. Es presidente de la Sociedad Suiza de Psicoanálisis.

[5] Conferencia de Mony Elkaïm en el Centro de Formación en Terapia Familiar el 01.10.2002

[6] » Entrevista clínica »Colette Chiland. Editar PUF