Saltar al contenido

¿Qué esperan las mujeres en una relación?

enero 20, 2021

A la hora de elegir pareja para una relación, las mujeres dan menos importancia a la apariencia física que a otros aspectos.

A la hora de elegir pareja para una relación, las mujeres dan menos importancia a la apariencia física que a otros aspectos. En una relación, las mujeres buscan puntos específicos en su pareja para formar la pareja ideal y equilibrada. Te lo explicamos todo en este artículo.

Una pareja, un equipo

En primer lugar, las mujeres tienden a dar menos importancia a la apariencia física que a otros detalles. En particular, buscan una persona con la que formar un equipo. Es sobre todo una búsqueda de la armonía, porque la otra persona debe ser capaz de completarlos, ser un motor que los ayude a avanzar. Buscan a alguien en quien puedan confiar profundamente, con quien puedan compartir lo que piensan y que pueda entenderlos. Para hacerlos felices, a menudo esperan que el otro esté presente en todo momento, sin ser demasiado exigentes ni celosos. Se trata sobre todo de estar con una persona con la que compartir tus pensamientos y formar proyectos juntos para llegar más lejos.

Ser un equipo también permite que dos enfrenten la adversidad, se sientan más fuertes ante los desafíos u obstáculos de la vida. También es superarse constantemente a uno mismo, salir de la zona de confort y avanzar más en el descubrimiento de uno mismo y del otro.

Mantén viva la pasión

En pareja, la pasión a menudo puede disolverse en la vida y los hábitos cotidianos. Incluso si ya no es una llama ardiente, sigue siendo un rescoldo, muy vivo. Muchas mujeres esperan que su pareja sea cariñosa, atenta, pero también que la pareja tenga planes futuros que las hagan avanzar. La pasión es algo en lo que hay que trabajar, no puedes esperar que se mantenga viva sin hacer nada. Sin embargo, cada socio debe querer compartir, hacer feliz al otro para que la pasión se mantenga viva y que estas pequeñas atenciones sean naturales.

Mantener la pasión también implica proyectos, porque los proyectos son realmente el motor de cualquier relación de pareja. Son los que permiten a la pareja proyectarse hacia el futuro como una entidad y no como dos electrones libres. Además, son una motivación para la pareja, pero también una forma de fortalecer el vínculo entre las dos partes, que se embarcan en un verdadero desafío.

Comunicación: en el centro de la relación

Esto no es nada nuevo, una buena relación como pareja se trata ante todo de comunicación. No podemos esperar que un compañero adivine todos nuestros pensamientos, detecte nuestro malestar y lo remedie chasqueando los dedos. En una relación, es importante que cada uno pueda discutir con confianza con el otro sus deseos y necesidades, sus sentimientos, lo que le sucede a diario. La comunicación significa abrir una puerta entre los dos socios, permitiendo la convivencia y el intercambio de experiencias y emociones.

Cuando uno de los miembros de la pareja se niega a comunicarse, construye muros a su alrededor que impiden que el otro se acerque. Para él, puede ser una protección, un baluarte contra las dificultades del mundo. Sin embargo, para el socio, el otro está verdaderamente amurallado en un mundo inaccesible al que se niega el acceso incluso a la persona más cercana a él. Cuando se rompe la comunicación en una relación, un psicólogo de relaciones puede ayudar a restaurarla.

shutterstock-125890565.jpg

Madurez y autoconfianza

A veces nos encontramos en relaciones con gente encantadora, a quienes amamos con todo nuestro corazón, pero que son totalmente inmaduros o no tienen ninguna confianza en ellos. Estas personas lamentablemente nos traen mucha infelicidad, porque el hecho de que no confíen en sí mismas las pone celosas y dudosas de todo, lo que puede llevar a relaciones tóxicas. Por el contrario, una persona que se sienta segura de sí misma y no dude constantemente de su relación podrá empatizar, escuchar al otro y saber lo que es bueno para la pareja. Cuando ambos socios confían en sí mismos y en el otro, pueden construir una relación basada en la bondad, el amor y el respeto, el caldo de cultivo ideal para una relación sana y duradera.