Saltar al contenido

¿Sufro de un trastorno depresivo mayor?

febrero 28, 2021

La depresión no es un anhelo de todo el día. Estos son los principales síntomas de los trastornos depresivos.

Cuando pensamos en la depresión, a menudo pensamos en alguien postrado en cama, que pasa sus días abatido, incluso llorando. Y, sin embargo, ¿sabías que la depresión se puede esconder bajo la apariencia de ansiedad, incluso en personas sonrientes y amigables que parecen tener todo lo que necesitan para ser felices?

Sentirse de no ser bueno en nada, de haber fallado en todo, despertarse con estrés o presión todos los días: la depresión puede empezar ahí, con esta insidiosa incomodidad que nunca veremos en los demás. los trastornos depresivos son peligrosos porque no vemos que la persona lo está haciendo mal y, por lo tanto, no podemos ayudarlo.

¿Cuáles son los síntomas de los trastornos depresivos?

La depresión es peligrosa porque conoce muchos conceptos erróneos. Quizás alguien a tu alrededor lo esté sufriendo pero sin saberlo, porque la imagen que tenemos de una persona deprimida no se corresponde con la realidad de las cosas. Estos son los principales síntomas de la depresión:

  • Dificultades para sentir alegría: lo que solía traerte alegría (hacer deporte, leer, salir con los amigos …) ya no te satisface y se convierte en un suplicio más que en un hobby.
  • Tristeza generalizada: sentimiento de tristeza global sin causa aparente, de angustia, de desesperanza.
  • Dudar constantemente de ti mismo: Constantes dudas sobre sí mismo que la persona no puede superar, ni siquiera aplicándole el razonamiento lógico: ¿este trabajo está hecho por mí? ¿No debería dejarlo todo? ¿Es esta persona la indicada?
  • Trastornos del estado de ánimo : la depresión tiene una fuerte influencia en el estado de ánimo. Si estás más irritable y tiendes a enfadarte por cosas pequeñas por muy serias (te rompiste un plato, te dieron un reflejo …), tómate esto como una señal de advertencia.
  • Fatiga y falta de energía: uno de los síntomas de la depresión es esa sensación de falta de energía mental, física y emocional, esa sensación de que uno se despierta cada mañana viendo el día como una montaña para escalar. Cada día es un calvario, cada tarea a mano parece insuperable.

  • Dificultades para descansar: Una persona que sufre un trastorno depresivo suele tener problemas para descansar porque se embarca en cualquier actividad para ahuyentar los pensamientos que lo carcomen: limpiar, ordenar …
  • El evento más pequeño adquiere inmensas proporciones: incluso un evento menor puede volverse difícil de manejar: una cena cancelada, un objeto que se rompe … Estos eventos ponen a la persona en estados intensos de estrés y pueden desencadenar gritos y / o llantos.
  • Autocrítica y otros: el paciente deprimido está en un patrón de pensamientos negativos que lo empuja a ver solo lo malo en sí mismo y en su entorno en general. Así, se devaluará a sí misma («apesto, nunca lo conseguiré») y criticará a los demás, compañeros, amigos y / o familiares.
  • Angustia y culpa del pasado y del futuro: todo está sujeto a ansiedad: estudios, trabajo, finanzas, eventos pasados ​​o futuros. A todos nos preocupa el futuro, pero cuando ocupa todo el espacio en nuestras mentes, esa preocupación deja de ser normal.
  • Perfeccionismo: no, ser perfeccionista no siempre es una cualidad. Llevado al extremo, el perfeccionismo nos clava en el lugar porque implica exigencias totalmente irreales sobre uno mismo, una enorme presión unida a la ansiedad y causa una enorme angustia.
  • Implementación de estrategias para escapar de la realidad: estas estrategias en ocasiones pueden pasar desapercibidas (ver películas, jugar videojuegos, etc.) o tener consecuencias más graves (drogadicción, alcoholismo, etc.).

black.jpg

Lejos de las ideas recibidas, una persona deprimida puede parecer que le va perfectamente bien desde el exterior, pero está lidiando con dificultades en su vida diaria que no necesariamente sabe cómo identificar. Y estos a prioris sobre la depresión son perjudiciales para quienes la padecen, porque es complicado pensar que podemos padecer trastornos depresivos cuando nuestra vida parece estable y segura.

La depresión afecta a todas las personas y a todas las categorías socioprofesionales. Tener éxito, ganar mucho dinero o tener un puesto de responsabilidad no significa que no corras el riesgo de padecer trastornos depresivos.

¿Cómo curar la depresión?

La depresión es una enfermedad psicológica: como todas las enfermedades, se necesita un tratamiento adecuado para deshacerse de ella. Si no se trata, puede convertirse gradualmente en episodios depresivos.

A Apoyo psicologico se recomienda para el tratamiento de la depresión y, opcionalmente, puede complementarse con un ingesta de drogas en los casos más complejos.

Póngase en contacto con un psicólogo ahora para comenzar a tratar sus trastornos depresivos.