Saltar al contenido

Terapia familiar explicada – Psychologue.net

agosto 13, 2021

Este tipo de terapia ayuda con los conflictos y las dinámicas sociales negativas.

Quizás haya oído hablar de la terapia familiar antes, sin comprender exactamente a qué se refería y para quién era. ¡Te lo explicamos todo en este artículo!

La terapia familiar ayuda a lidiar con aspectos conflictivos de la relación entre diferentes miembros de la misma familia.

¿Qué es la terapia familiar?

En este tipo de seguimiento, la familia es el objeto de intervención, y el objetivo es restablecer la comunicación entre los miembros, fortalecer su vínculo y brindarles los recursos para actuar de manera colaborativa. Así, disminuye el número de argumentos y los conflictos que pueden surgir entre los miembros o que son generados por los problemas de un individuo.

En el desarrollo del ser humano, la familia es un elemento básico. En los niños es un elemento fundamental, un modelo para descubrir cómo podemos actuar, relacionarnos y comunicarnos con el mundo que nos rodea. La familia también es central a la hora de aprender sobre aspectos emocionales y relacionales, y tiene una inmensa influencia en el desarrollo del ser humano.

La terapia familiar necesita entender estos vínculos, estos modelos creados por la familia, por lo que el seguimiento familiar debe hacerse con al menos dos personas de la misma familia, para poder observar y si es necesario modificar estos patrones. ‘Interacciones entre los miembros .

Sobre todo, el problema interno de un individuo está precedido por conflictos interpersonales, que pueden provocar síntomas cuando se internalizan. Los síntomas se convierten en patología cuando están relacionados con la no aceptación de nuevos roles en uno de los individuos: como ocurre con muchos problemas mentales y sociales, los roles y la comunicación son los principales culpables.

Terapia familiar sistémica

A menudo se dice que la terapia familiar es «sistémica» y, de hecho, es una de las tendencias más comunes. Concibe la familia como un sistema, es decir un conjunto de elementos cuya suma genera un resultado superior a la simple suma de cada uno de los miembros, y parte del postulado de que de sus interacciones nacen nuevos elementos, propiedades y características.

Aquí, el comportamiento y el estado de cada miembro de la familia depende del sistema, que no se pueden tomar por separado: el sistema influye en los miembros y viceversa. La familia es vista como un sistema abierto, recibiendo información del entorno, afectado por el entorno con el que intercambia información para poder adaptarse y subsistir. Desde esta perspectiva, cada miembro se ve afectado por el medio ambiente.

Este modelo no pretende modificar directamente las conductas problemáticas, sino modificar la dinámica familiar y los patrones de conducta que las provocan o les dan significado. De esta forma se busca una vía más indirecta para lograr el mismo resultado, mejorando y promoviendo dinámicas familiares positivas y fortaleciendo el sistema y cada uno de sus integrantes.

Este tipo de terapia se centra en los procesos de comunicación, la asignación de roles y la necesidad de modificarlos, la estructura clara o difusa de la familia y los límites entre miembros que pueden permitir o bloquear el proceso de creación de una familia propia y autónoma. identidad, negociación durante los conflictos y establecimiento de relaciones de poder entre los miembros de la familia.

tv.jpg

Otros tipos de terapia familiar

Si bien la perspectiva sistémica es la más utilizada en la actualidad, en el pasado y aún hoy existen otras tendencias que hacen posible hacerse cargo de la familia.

  • Terapia psicodinámica: El síntoma de un paciente se considera indicativo de un fracaso en la resolución de la secuencia de desarrollo de uno o más padres. Los conflictos existentes hacen que la emoción del niño sea reprimida: por un lado, el padre en conflicto recuerda y revive su propia falta de resolución en su desarrollo mientras transmite su conflicto al niño. La terapia se centra en la visualización y el trabajo con relaciones de transferencia y contratransferencia para ayudar a la familia a resolver sus secuencias de desarrollo.
  • Terapia de conducta cognitiva: esta terapia se centra en la resolución directa de un problema concreto presentado por la familia o uno de sus miembros, con un objetivo específico. Permite modificar los patrones de pensamientos o comportamientos negativos para entrar en un círculo positivo.
  • Terapia de pareja, formación en habilidades parentales y psicoeducación son modalidades que pueden tratarse desde una perspectiva cognitivo-conductual. En algunos casos, se puede emplear a la familia como co-terapeuta, especialmente si el objetivo es cambiar el comportamiento de uno de los miembros. También se puede utilizar para resolver aspectos disfuncionales de la familia.

¿Por qué acudir a un terapeuta familiar?

La terapia familiar se ha utilizado desde sus inicios para ayudar a resolver varios tipos de problemas.

  • Crisis familiar: la existencia de problemas intrafamiliares que no pueden ser resueltos por los medios tradicionales es un motivo frecuente de consulta. Una situación difícil, aspectos relacionados con el ciclo vital como el nacimiento de los hijos o su emancipación, una muerte por la que no se ha trabajado el duelo o los conflictos latentes entre determinados miembros son ejemplos clásicos.
  • Terapia de pareja: La terapia de pareja es un subtipo de terapia familiar. Superar problemas en la pareja como la falta de comunicación, el agotamiento, la infidelidad o la incompatibilidad en determinados aspectos de la vida son algunos de los motivos de consulta más frecuentes.
  • Problemas de conducta o trastornos mentales en uno de los miembros: Es común que los miembros intenten remediar esto, especialmente cuando el sujeto en cuestión es un niño. En la mayoría de los casos, los padres u otros miembros se emplean como coterapeutas para facilitar y mantener las modificaciones y el seguimiento de los programas establecidos por el terapeuta. En otros casos, los problemas presentados pueden estar fuertemente influenciados por los patrones de comunicación de la familia (por ejemplo, hogares rotos o parejas en constante disputa pueden contribuir a causar problemas emocionales y de comportamiento).

mok.jpg

  • Tratamiento de adicciones y otros trastornos: la integración de la familia cercana puede ser de gran ayuda en el tratamiento de diversas adicciones y otros trastornos psicológicos, ayudando a alejarse de los estímulos que favorecen el consumo. También puede ayudar al sujeto a comprender la necesidad de iniciar o continuar el tratamiento y los beneficios de detener el consumo, al tiempo que refuerza las conductas que promueven la recuperación.
  • Psicoeducación: La psicoeducación con las familias puede ser fundamental para que las personas comprendan la situación de una persona a su alrededor, lo que pueden esperar, lo que otros pueden hacer para ayudarlos o los pasos que deben dar.
  • Entrenamiento de habilidades para padres: esta formación supone una gran ventaja para los padres cuyos hijos tienen problemas de conducta o que no saben cómo afrontar situaciones concretas vividas por los niños en su desarrollo. Aprendemos a lidiar con los comportamientos desadaptativos a través del modelado y la estimulación positiva, lo que permite que el niño se adapte.

¿Cuál es el trabajo del terapeuta?

El terapeuta familiar tiene un papel especial. Aunque dependa de la perspectiva terapéutica, el profesional debe mantener, en general, una posición equidistante entre todos los miembros presentes en la terapia, sin tomar partido por ninguno de ellos. Debe propiciar un clima de confianza, para que cada miembro pueda dar su opinión, ser escuchado y valorado por los demás participantes.

Dependiendo del caso y de la modalidad de terapia familiar, es posible establecer alianzas ocasionales con ciertos miembros para enfocar la atención del grupo en ciertos aspectos, pero luego se debe recuperar la posición neutral.

En algunos casos, el terapeuta será un elemento externo y frío que se limitará a señalar los patrones de funcionamiento familiar, mientras que en otros casos podrá asumir el papel de otro miembro de la familia para » introducir un nuevo elemento en la terapia y ayudar a todos a comprender los diferentes puntos de vista.

Comuníquese con un psicólogo de terapia familiar para obtener más información.